Centro Educativo Toratenu

B"H

Secundaria

Martes 29 de Marzo de 2016

No es culpa suya

Hoy en clase, un alumno se transformó en lobo. Un lobo negro que me miraba, jadeando, parado en sus cuatro patas sobre el banco.

            Yo le pregunté:

-         Ayarde, ¿le pasa algo?

Él no respondió, se le estrecharon los ojos y empezó a gruñir.

Mandé al otro chico a buscar al jefe de preceptores.

El lobo me observaba con la boca entreabierta, clavando sus dientes en el aire.

            Un hombre llegó; era calvo, bajo, relleno. Sus rápidos movimientos daban una lujuriosa sensación de eficiencia. Dos muchachos con overol lo acompañaban.

            - Soy el jefe de preceptores. No se preocupe, profesor. Nosotros nos encargamos de esto – me dijo mientras se ponía unos guantes e indicaba las posiciones que debían ocupar sus ayudantes.

            - ¿Qué van a hacerle? – pregunté.

            - Usted hizo lo correcto, profesor – dijo y sacó de un maletín varias sogas.

            Enseguida desplegaron su estrategia. El jefe de preceptores enlazó al lobo por el cuello. Uno de los jóvenes lo sujetó del costado, con otro lazo. Cuando tensaron las cuerdas inmovilizándolo, el segundo ayudante le colocó un bozal y una capucha de género. El lobo se revolvía como un huracán. Los útiles que se hallaban prolijamente distribuidos en su pupitre (Ayarde siempre había sido ordenado) cayeron y se desparramaron por el suelo. Me estremeció el ruido de látigo que provocaron al rebotar contra las baldosas.

            Los tres hombres sacaron al lobo arrastrándolo, sus gritos me recordaban a los de la gente que hace mudanzas mientras maniobra algún mueble pesado.

            Apenas traspusieron el umbral, cerré la puerta y el curso se inundó de un silencio pesado, acuoso.

            Sobre el polvo del piso había quedado marcada con fuerza una sola huella alargada desde el banco del muchacho.

            A través del cristal, vi, como en una película muda, que introducían al lobo en una caja metálica, blindada, empujándolo con picas.

            El jefe de preceptores regresó.

-         Ya nos vamos, profesor – me dijo.

-         ¿A dónde lo llevan? – pregunté.

-         Al sótano. No se aflija, profesor. Esto no es culpa suya.

-         ¿Va a estar bien?

            - Nunca se sabe. Lo metemos con otros en una habitación amplia. A veces pelean.

            Lo contemplé alejarse hacia las escaleras, la caja se deslizaba sobre una plataforma y hacía un chirrido molesto.

            Cuando volví la mirada al curso, todos los alumnos se habían refugiado en el fondo de sus cuerpos, temerosos de convertirse en lobos también ellos.

            Saqué mi libreta de calificaciones, una regla y una lapicera. Con cuidado, taché el nombre de Ayarde de la lista.

 

Jorge Accame (argentino)

Nuevos cuentos argentinos, Buenos Aires, editorial Alfaguara, 2001.

Anchorena 719
Cdad. de Buenos Aires
(011) 4961-4656 / 5255
4962-9164

Hoy
ד' כסלו התשע"ח
4 Kislev 5778 22/11/2017
Encendido de velas de SHABAT
hs.
(Buenos Aires)